Cómo afrontar la adversidad
Through our global network of ICAS and partner offices, we cover over 50 countries worldwide

Últimas entrada

Cómo afrontar la adversidad

 

4 Foto Afrontando (1)

Dado que la crisis sigue todavía ahí y las organizaciones están buscando formas de aumentar la eficiencia y reducir costes, es inevitable que los empleados estén en primera línea cuando la presión empieza a subir. El bienestar de los empleados tiene un impacto directo en el bienestar de la organización en sí.

Las organizaciones pueden hacer mucho para prevenir presiones innecesarias que están afectando a su personal. Algunas medidas para ayudar a los empleados en estos tiempos de turbulencias pueden ser: el Programa de Apoyo al Empleado, el Servicio Médico y también los directivos que son capaces de identificar y ayudar a aquellos que pueden estar más afectados por el incremento de presión.

Incluso con el mejor apoyo disponible, el saber  afrontar  adecuadamente los desafíos de trabajar en este ambiente de recesión a menudo depende de las habilidades personales que uno disponga para afrontar la adversidad.

Las investigaciones de diversas fuentes han identificado un número de características clave que pueden hacer a las personas resistentes ante la adversidad.

  1. Inteligencia Emocional.

Significa ser consciente de nuestros sentimientos y, más importante, ser capaz de regular tus emociones siendo tú y no ellas las que “se sienten en el asiento del conductor”.

Este proceso implica identificar los pensamientos que hay detrás de lo que sientes para ser capaz de actuar sobre ellos y crear una nueva respuesta emocional más eficaz. Esta es la base de la psicología cognitivo-conductual.

  1. Autocontrol

La habilidad de manejar la incertidumbre y retrasar el deseo de actuar inmediatamente o impulsivamente. Evaluando la situación y sopesando las opciones antes de actuar.

  1. Optimismo equilibrado

Mantener una perspectiva realista y optimista de la vida permite manejar mejor los contratiempos y la presión que los pesimistas. Aunque, en algunas circunstancias, un grado de pesimismo puede actuar como una verificación útil de la realidad.

De todas formas, en la mayoría de situaciones, mantener un estado de ánimo positivo y optimista es beneficioso y, a menudo, puede contribuir a crear la profecía autocumplida. Algunos expertos en “resiliencia” señalan esta característica como la más importante.

  1. Análisis del problema

Analizar los problemas de una manera lógica y no muy emocional ayuda a identificar con precisión las causas del problema, y a pensar en soluciones alternativas realistas y prácticas.

  1. Empatía

La habilidad de reconocer e interpretar lo que el otro dice y su comunicación no verbal, esto nos aporta información clave sobre su estado emocional y psicológico.

Es una herramienta extremadamente útil, inestimable para establecer y mantener relaciones, siendo un apoyo esencial cuando se están enfrentando situaciones adversas.

  1. Autoconfianza

La autoconfianza es una herramienta importante cuando nos encontramos con los desafíos que la vida nos va planteando. Creer en nuestras habilidades para resolver problemas, a menudo es el  factor que mejor determina el resultado final.

  1. Tomar riesgos

Ser “resistente” también implica la habilidad de dar un paso fuera de la “zona cómoda” y tomar algunos riesgos calculados. Si te pones límites a ti mismo, será menos probable que alcances un crecimiento personal a partir de los desafíos y dificultades que vas afrontando. Es más probable que las personas resistentes intenten nuevas maneras de hacer las cosas, aceptando que equivocarse es parte del aprendizaje.

  1. Estar en forma

En algunas ocasiones, la conexión entre el cuerpo y la mente puede olvidarse. Prestar atención a la dieta, el ejercicio, la relajación y los patrones de sueño permite mantener tu forma física y, por extensión, también tu mente. .

Estas características pueden ser importantes especialmente en el clima económico actual, cada vez más gente tiene que afrontar más cambios a nivel laboral y en su estilo de vida.

Algunas personas parecen tener una habilidad natural en muchas de estas áreas. La buena noticia es que se puede ayudar a desarrollar estas características mediante el entrenamiento.

Las organizaciones que invirtieron en mejorar la “resiliencia” (resistencia) de su personal emergen de la recesión mejor situada que sus competidores que eligieron no hacer nada.

 

         www.icasspain.com

Programas de Apoyo al Empleado

*Versión en inglés

 

 

 

 

PROGRAMAS APOYO AL EMPLEADO

PAE