ICAS International is a leading global provider of Employee Assistance Programmes
Through our global network of ICAS and partner offices, we cover over 50 countries worldwide

Últimas entrada

El apoyo del Psicólogo

 Foto Apoyo Psic ..

Hoy en día, oímos o leemos en los medios de comunicación el papel cada vez más importante y recurrente del apoyo de los psicólogos en ciertas situaciones, pero ¿ha sido siempre así?

Yo no  necesito ir al  psicólogo, “no estoy mal de la cabeza…”

Pensar que las personas que acuden a un psicólogo para abordar sus problemas “están mal de la cabeza”, forma parte de una serie  de prejuicios  sociales  al  sentirse etiquetados y estigmatizados.

Buscando las razones de esta creencia sobre la locura y los psicólogos, podemos pensar que ha habido  una  falta de información adecuada en  la difusión de la  psicología.

El retroceso que sufrió la psicología en las primeras décadas del siglo XX, cuando muchos de los psicólogos formados abandonaron nuestro país, debido a las fluctuaciones sociales y políticas,  repercutió en un gran vacío en el campo científico, y en la propia  “normalización“ de la psicología como ciencia que aborda el psiquismo humano, contribuyendo  al prejuicio popular  de que sólo los locos necesitan ayuda psicológica.

En el año 1968, se creó  en España la Licenciatura en Psicología y  en las últimas décadas ha habido un gran avance. Se han multiplicado el número de investigaciones y de publicaciones especializadas. Ha tenido lugar una gran apertura al conocimiento  de las grandes  escuelas y de las nuevas corrientes. Todo esto ha contribuido a la valoración de la psicología y a su aceptación social.

Buscar la ayuda profesional cuando se necesita no es sinónimo de “estar loco”, sino de abordar los problemas de forma inteligente y con “cordura”.

Al igual que cuando tenemos un problema de salud física, buscamos al profesional adecuado según nuestra    dolencia, (dentista, traumatólogo, etc), los psicólogos, como profesionales de la salud mental, están cualificados para trabajar multitud de problemas, desde conflictos y trastornos  severos, (depresiones, traumas, etc), hasta problemas puntuales como toma de decisiones, manejo de ansiedad, habilidades de afrontamiento, problemas de comunicación, etc.

Yo no necesito un psicólogo, cuando tengo problemas siempre lo soluciono solo.

Bajo la idea de poder solucionar siempre solo los problemas sin necesidad de ayuda, está el prejuicio de ser una persona “débil”  ante la adversidad.

Pero lo que realmente hay debajo de este discurso,  es la negación  que hace la propia   persona sobre sus necesidades, la no aceptación de sus limitaciones y las exigencias irracionales de tener el control de todo.

Pensar así  es  el  verdadero problema y es insostenible,  porque cuando alguien necesita ayuda y se implica en un proceso terapéutico, el hecho de poder hablarlo y compartirlo con el psicólogo ya produce un efecto de liberación personal  muy beneficioso, en el que la persona se prepara para afrontar sus conflictos de forma más eficaz y adaptativa.

Yo no necesito un psicólogo, ya que tengo muchos amigos y una familia en los  que apoyarme

Una de las razones que ha favorecido esta idea, es la tendencia  que hay en nuestra sociedad, cuando ha necesitado  ayuda, en buscarla entre sus familiares y amigos, no en los profesionales; “los trapos sucios se lavan en casa”.

Contar con el apoyo de la familia y los amigos es muy importante para el bienestar emocional, pues proporcionan afecto y apoyo muy beneficioso para afrontar los problemas.

Pero es el psicólogo el profesional  cualificado, con una formación universitaria enfocada  al  tratamiento de los problemas psicológicos, el que conoce el saber  del comportamiento humano, sus conflictos y sus limitaciones. Y la psicoterapia la vía para superar y adaptarse a las situaciones que en determinados momentos nos pueden bloquear.

En qué momento hay que buscar ayuda psicológica…

A lo largo de nuestra vida se nos van planteando dificultades que vamos afrontando y superando. Pero hay ocasiones en las que no sabemos cómo resolver los  problemas o no nos encontramos  fuertes para afrontarlos.  Otras veces no vemos la solución porque no sabemos lo que nos pasa o por qué nos pasa.

Por otro lado, las relaciones con los demás se complican, bien con los hijos, pareja, amistades, trabajo, etc. Si esto ocurre, emocionalmente nos sentimos tristes, angustiados, sin fuerzas, y entonces es el momento para hablar con un  psicólogo.

 

 

www.icasspain.com 

Programas de Apoyo al  Empleado

*Versión en inglés

 

 

 

 

 

PROGRAMAS APOYO AL EMPLEADO

PAE