ICAS International is a leading global provider of Employee Assistance Programmes
Through our global network of ICAS and partner offices, we cover over 50 countries worldwide

Últimas entrada

Gestionar las emociones en el entorno laboral

Firma 15 Aniv HD Linked In

Las emociones son estados afectivos que experimentamos ante situaciones de la vida que vienen propiciadas por múltiples factores: desde nuestras primeras experiencias básicas tempranas hasta frustraciones pasadas, estilos de pensamientos, sistemas de relaciones, etc.

Van acompañadas de cambios fisiológicos que tienen como función la adaptación de nuestro organismo a lo que nos rodea y, además, determinan nuestro comportamiento y forma de afrontar los problemas.

Pasamos gran parte de nuestro tiempo en el entorno de trabajo,  relacionándonos  con personas diversas, y es éste un lugar propicio para que se manifiesten. El enfado, la satisfacción, el entusiasmo, la frustración, la incertidumbre, la culpa y la alegría, entre otras, son emociones frecuentes en este entorno. El estado emocional de los trabajadores tiene una altísima incidencia en la productividad y en el nivel de resultados de las empresas.

Es sumamente importante un manejo adecuado de las emociones, ya que de lo contrario nos dificulta la comunicación, se producen conflictos y se deterioran las relaciones interpersonales, lo que afecta al desempeño, la eficiencia y la sensación de bienestar en el trabajo.

El primer paso es identificarlas

El primer paso para manejarlas adecuadamente es auto-observarnos e identificar porqué estamos irritados, tristes, cansados, alegres o tranquilos. Relaciona tus emociones con las situaciones en las que se han hecho presentes, pero ten en cuenta que una situación en sí no es objetivamente buena o mala, sino que es a menudo tu interpretación y valoración de la misma la que traerá la emoción correspondiente, es decir, rabia, tristeza, alegría, etc.

Puedes identificar los síntomas físicos que acompañan a las diferentes emociones (taquicardia, sudoración, agitación, respiración alterada...), y tu reacción (gritar, llorar, reír, bloquearte...), así como las consecuencias positivas o negativas de tu comportamiento (conflicto).

¿Qué podemos hacer para que una emoción no nos domine?

Hay diversas maneras de evitar que las emociones intensas nos desborden y nos lleven a hacer cosas de las que luego nos arrepentiremos. Algunas de ellas son:

  • Date tiempo: las emociones suben, llegan a un punto máximo y luego bajan de intensidad.
  • Ventila emocionalmente: habla con alguien ajeno al conflicto para contarle y expresarle cómo te sientes.
  • Realiza actividades que te ayuden a reducir la activación fisiológica, promoviendo una sensación de bienestar y tranquilidad. Por ejemplo, ejercicios de respiración profunda, relajación, ejercicio físico, yoga, etc.
  • “Tiempo fuera”: significa decirle a la otra persona que te estás enfadando o te sientes triste y que prefieres hablar en otro momento.
  • Distráete temporalmente con otras cosas y volver al problema o la situación cuando estés más calmado.
  • Analiza los pensamientos o valoraciones que realizas sobre las situaciones y reflexiona sobre si se corresponden o no con la realidad y si te ayudan o perjudican.
  • Evita tomar decisiones o llevar a cabo acciones impulsivas ante estados emocionales intensos.

 

www.icasspain.com 

Programas de Apoyo al  Empleado

*Versión en inglés

 

 

 

 

 

PROGRAMAS APOYO AL EMPLEADO

PAE