ICAS International is a leading global provider of Employee Assistance Programmes
Through our global network of ICAS and partner offices, we cover over 50 countries worldwide

Últimas entrada

Preparados, listos… ¡A correr!

A Correr

La popularización running ha conseguido que muchos exsedentarios hayan dejado la comodidad del sofá para abrazar este deporte. Anécdotas aparte, es importante tener en cuenta algunas precauciones antes de atarse las zapatillas y lanzarse a correr por calles y parques.

Cada corredor es un mundo. Puede que seas principiante y tu objetivo sea iniciarte en el arte del running, o que ya lleves un tiempo gastando zapatilla pero quieras mejorar tu marca. Lo que está claro es que hay algunas recomendaciones básicas que sirven para todos los corredores, independientemente de su nivel:

  • Vigila la salud. No todo el mundo puede correr. Lo mejor es hacerse un chequeo previo para conseguir luz verde de los profesionales médicos, y a partir de ahí conviene no bajar la guardia. Si no es el mejor ejercicio para ti, siempre puedes caminar.
  • Sé constante. La constancia es una de las claves para conseguir el éxito en numerosos aspectos de la vida. También cuando el reto que tenemos por delante es convertir la actividad de salir a correr en un hábito. Lo importante es que no lo dejes.
  • Modérate. El exceso de ejercicio tampoco es saludable. Los expertos en medicina deportiva aconsejan a partir de los 35 años esfuerzos moderados que permitan mantener la forma disfrutando de la actividad. Un estudio realizado por cardiólogos americanos ha demostrado que el ejercicio intenso (considerando como tal más de tres veces a la semana a un ritmo superior a 11 kilómetros por hora) es tan dañino como una vida sedentaria.
  • Hidrátate. Incluso, aunque no tengas sed. Hay que beber agua, a sorbos cortos y despacio, antes y después de entrenar.
  • Calienta y estira. El calentamiento, antes de empezar, y los estiramientos, al finalizar la sesión, no evitan las lesiones, pero si ayudan a prevenir que se produzcan. Hay que dejar a un lado la pereza e integrarlos en la rutina de entrenamiento.
  • Descansa. Es la fase que permite al cuerpo asimilar el esfuerzo realizado, evitar sobrecargas y huir de las lesiones.
  • Equípate. No hace falta demasiado para practicar este deporte. Con la excepción de ropa cómoda que no provoque rozaduras y un buen calzado, garante de la estabilidad y de absorber el impacto de cada zancada. Déjate asesorar.
  • Completa tu currículo de corredor. Con la experiencia, llegan las ganas de mejorar. Alternar la carrera de resistencia con las series y los cambios de ritmo puede ayudarte a convertirte en un corredor más completo. Tampoco te olvides de cuidar regularmente la técnica, es decir, de aprender a correr bien, ni de complementar la carrera con ejercicios que tonifiquen otras zonas del cuerpo. Y, si es posible, alterna con otros deportes, como la bicicleta o la natación.

 

         www.icasspain.com

Programas de Apoyo al Empleado

*Versión en inglés

 

 

 

 

PROGRAMAS APOYO AL EMPLEADO

PAE